Bueno, vamos a ver

Texto dedicado con mucho cariño y en agradecimiento a David Villa y  Pavel Velarde quienes de diferentes maneras me animaron a tomar acción.

Hoy por fin fui al oftalmólogo. Para ser mas precisa, realmente no fui. Mis ojos y mi conciencia me llevaron pero yo no sabía que terminaría ahí.

La verdad de las cosas es que desde hace tiempo siento que cada día que pasa veo menos.

No distingo ya las caras a distancia y después de varias confusiones no saludo a nadie de lejos. Ordenar en un Starbucks o en uno de esos lugares de hamburguesas  en donde tienen el menú con los combos frente a ti, bajo una luz fría como a tres metros, me es complicado. Tengo que arrugar los ojos y Sigue leyendo

Anuncios