Como pocas veces sucede

Como pocas veces sucede, salgo de la oficina en cuanto dan las 6 de la tarde. Tengo reunión con mis nuevos amigos pero antes, quiero ir a casa por mi cámara para tomar muchas fotos. Después de toda la semana de trabajo, esto será un verdadero descanso.

Llegando a casa, Mili y Nicky me reciben con esos adorables ojos tristes, moviendo la cola frenéticamente y casi adivino que me preguntan por Juanito. Las acaricio antes de que me salten encima y en mi pensamiento les explico que el aún no regresa.

Entro a la casa y cuelgo en el perchero del comedor mi bolsa. Veo el reloj, es temprano. Decido comer algo rápido así que voy a la cocina y abro el refri. Al ver que lo único disponible es una comida china de no recuerdo que día, Sigue leyendo

Anuncios